Nuevas tendencias en aceites de motor para turismos

En este artículo vamos a explorar las nuevas tendencias en aceites de motor, teniendo en cuenta que la industria del automóvil sigue transformándose en los últimos años: componentes electrónicos, sensores inteligentes, conducción asistida, etc. No obstante existen otros cambios que no son tan obvios: los cambios relacionados con el motor.

Nuevas tendencias en aceites de motor

La tecnología del motor evoluciona de cara a tres factores:

  1. Presión social y normativa para la reducción de emisiones.
  2. Deseo de los consumidores de ahorrar combustible.
  3. Demanda de mayor potencia de motor.

Para 2025, el gobierno de Estados Unidos impondrá el impone el cumplimiento de una eficiencia de combustible media a nivel corporativo de 54,5 millas por galón. Por lo tanto, los fabricantes deben cumplirla como un cálculo medio para toda su flota, que puede componerse de diversos tipos de vehículos.

Nuevas tecnologías

El ahorro de combustible ha ido ligado al desarrollo de nuevas tecnologías entre las que destacan:

Inyección directa de gasolina (GDI)

Supone inyectar a alta presión el combustible directamente en las cámaras de combustión de los cilindros en lugar de pasar antes por las válvulas de admisión. La GDI está ganando popularidad y se espera que se imponga en el mercado en cuestión de unos años.

Turbocompresores

Los encontramos en los coches deportivos de alto rendimiento y de competición. Estos se encargan de reciclar los gases de escape caliente para aumentar la potencia. Son equipos que cada vez se instalan más: en 2015, se podían encontrar en el 21 % de los vehículos nuevos y se espera que la cifra aumente hasta el 80 % para 2025.

Reducción del tamaño

Algunos motores reducen su tamaño con idea de reducir la masa y el peso para mejor la eficiencia de combustible. No obstante, lo realmente importante es no renunciar a la potencia. Actualmente, la tecnología de cuatro cilindros cuenta la potencia que antes se lograba con seis.

Aceites de motor mejorados

Conforme la tecnología va madurando hay que ir puliendo algunos aspectos; como ocurre con los nuevos motores en evolución. En los proyectos de desarrollo de motores para ahorrar combustible los fabricantes dieron con la preignición a baja velocidad (LSPI); se trata de  una ignición previa indeseada que puede dañar el motor. Esta situación ha llevado a numerosas reclamaciones de garantía Como podrá imaginar, la situación ha desencadenado numerosas reclamaciones de garantía,  ya que el LSPI es una  combinación de tecnologías impone mucha más carga al motor, con la consiguiente necesidad de un aceite de motor mejorado que logre una mayor protección.

Los motores con turbocompresor, GDI y de menor tamaño alcanzan temperaturas más altas, están sometidos a más tensiones y tienen una densidad de potencia mayor, requiriendo un aceite con mayor protección. De esta manera, se han desarrollado nuevos tipos de aceite para estos motores más modernos. Los fabricantes han ido cambiando a viscosidades más líquidas porque producen menos fricción o resistencia, con la consiguiente mejora en la economía de combustible. Aunque el aceite de grado 5W-30 quizá sea hoy el más popular, esta especificación está cambiando ya que se espera un aumento en los grados de viscosidad de 0W.

Suscríbete a nuestra Newsletter